Mamadou, árbitro víctima de insultos racistas en un partido de alevines, realizará el saque de honor en el Mundialito.

Varios padres protagonizaron un episodio de insultos a un árbitro guineano durante un partido de fútbol de alevines que se disputó el 28 de enero de 2017. Uno de ellos gritó repetidamente al árbitro, de 21 años, con claro ánimo discriminatorio, expresiones como “negro, negrito de mierda, me cago en tu raza”, con el ánimo de humillarle, intimidarle, menospreciarle y ofender su dignidad sin otro motivo que tener la piel más oscura que otras personas, es decir, por ser negro.

El árbitro, lejos de amedrentarse, decidió llevar el caso ante los tribunales ordinarios. A principios de 2018 le dieron la razón y establecieron que había sido lesionada su dignidad por motivos racistas.

El sábado, Mamadou realizará el saque de honor del Mundialito Antirracista de Zaragoza. Mamadou tuvo las agallas de no mirar hacia otro lado cuando era víctima de discriminación por el color de su piel. Mamadou no eligió el camino fácil, eligió el camino valiente. Aún siendo consciente de la soledad que los árbitros viven en muchas instalaciones deportivas, donde son el foco de todo el mundo, y habitualmente son la diana de muchas y graves vejaciones en forma de insultos, Mamadou se plantó y dijo NO al racismo. Por ello, queremos reconocer en la figura de Mamadou a aquellos y aquellas valientes que se plantan, aún estando solos y solas, y le plantan cara al racismo.

Asimismo, siendo el Mundialito Antirracista de Zaragoza un evento de carácter deportivo, y abogando siempre por el Fair Play en el deporte, queremos expresar nuestro más rotundo acuerdo con las palabras de Mamadou sobre estos hechos. Como él dijo en el proceso judicial y ante los medios de comunicación, “hay cosas que los niños y niñas no deberían escuchar”.